Deja un comentario

Un pueblo, un Estado, un líder: Reflexiones sobre el Estado Venezolano 1999-2012

POR: MANUEL GONZÁLEZ VIDES

El Estado es el más frío de los monstruos~ Nietzsche.

Introducción

Venezuela es un país que actualmente encierra muchos paradigmas a la historiografía clásica de la política, no solo por su régimen de gobierno sino por la construcción de su Estado. Mucho se ha escrito sobre esta nación latinoamericana y más sobre el fenómeno del Chavismo como lo ha hecho Teodoro Petkoff en su libro “El chavismo al banquillo”. Vale la pena mirar desde otras perspectivas si el chavismo es un fenómeno sui generiso es la adecuación de teorías modernas al Estado venezolano. Así, lo providencial de un hombre ha englobado un sin número de preguntas sobre si la actual República Bolivariana de Venezuela es una construcción personalista y partidista del Estado, que se mantiene en la lógica Líder- masa y justifica su Estado en base a su política particular, el chavismo. El ensayo a desarrollar tiene como finalidad descubrir ciertas características del actual Estado venezolano con algunas teorías del Estado, para lo cual reflexionare sobre la figura de Hugo Chávez como conductor del proceso formativo de este Estado, la razón de ser del Estado, los mecanismos de incentivo estatal, y la cuestión de la soberanía nacional interiorizada en la personal. Finalmente, los resultados de estas variables arrojaran una conclusión sobre la visión que se debe tener tanto del Estado venezolano, como de su dinámica interna, y a los cuales invito a descubrir de la mano de las consideraciones de Weber, Hobbes, Schmitt y Foucault.

I. Liderazgo, legitimidad y proceso.

Varias teorías acerca del Estado nos hablan sobre la formación de los Estados a partir de diversos factores de dominación y poderío económico, construyendo un argumento sólido en la que el Estado es una construcción de tipo político-coercitivo, otras de tipos comercial, o de la mezcla de estos dos elementos. Pero puede decirse, ¿que un Estado puede ser una construcción Coercitiva-personalista? Pues bien, Venezuela es un gran ejemplo de ello y más, que no se puede hablar del estado actual sin la presencia de Hugo Chávez en la discusión académica. Para extender un poco esta aseveración debemos recordar que este país tiene una tradición caudillista muy arraigada, desde Bolívar hasta Gómez por colocar ejemplos, con múltiples mutaciones del Estado ligada y precedida por los caudillos. Estos caudillos de antaño y Chávez comparten que su legitimidad se basa en la coerción de su personalidad para llevar a cabo sus objetivos políticos, y en más en concreto el estatuir un Estado hecho la medida de sus ideales. Para definir a la figura de Hugo Chávez Frías es correcto enmarcarlo en varias teorías que definen a los líderes como precursores de los Estados.

La primera de estas teorías es la planteada por el sociólogo alemán Max Weber. Este plantea que hay varios tipos de legitimidad, uno de ellos basados en lo que él denomina autoridad de gracia. Esta no es nada distinto a lo que conocemos como carisma del caudillo, y en la que la obediencia se basa en la creencia en las capacidades y el heroísmo que el caudillo como individuo posee. Si lo trasladamos a la imagen de nuestro individuo de estudio es certera esta afirmación ya que es evidente que el mandatario venezolano ha demostrado su vocación a ser conductor de hombres en varias ocasiones; ejemplo el fallido Golpe de Estado del 4 de Febrero de 1992 en la que encabezo y se responsabilizó de lo que el denomino movimiento militar bolivariano. Sin duda esta aparición antes las cámaras y el discurso subsiguiente, le dieron al entonces comandante Chávez un aura de legitimidad a su sedición entre la población y a continuación, un implícito apoyo del candidato y después presidente Rafael Caldera quien lo sobreseyó de la sentencia por el delito de rebelión.

La segunda teoría que involucra la figura del Comandante Chávez viene de la Teoría del Poder, la adhesión y el merecimiento (así denominada por mí para una mejor comprensión) del filósofo ingles Thomas Hobbes. El poder en este caso se resuelve definir instrumental, es decir, poderes adquiridos con anterioridad que se constituyen en medios para conseguir más poder. Es enfático al declarar, que el mayor poder reside en los hombres unificados por el consentimiento de una persona de cuya voluntad dispone del uso de esos poderes. Así mismo para unificar esta teoría es necesario relacionarla con el concepto de adhesión a particulares por ignorancia de las causas de la paz. Esta se define como la disposición de los hombres a la asociación por la percepción de causas inmediatas e instrumentales a los acontecimientos, lo cual nos conduce al concepto de merecimiento como el poder o la habilidad especifica de un caudillo para aquello en lo cual se le considera valioso. El caso por excelencia es el Golpe de Estado de 1992, mencionado anteriormente. Desde 1983 con la fundación del Movimiento Bolivariano Revolucionario, el entonces comandante Chávez obtiene un poder adquirido entre sus subordinados, quienes se adhieren a él ignorando la estabilidad institucional del país, pero objetando los problemas sociales de la población. El fervor patriótico de los militares, algunos con influencia de la izquierda revolucionaria, otorgaron el merecimiento al oficial descontento para tratar de deponer al gobierno y adecuar la institucionalidad a las necesidades sociales del país.

Por ultimo tenemos la teoría del marxista ruso, Gueorgui Plejanov. Este sostiene que las cualidades de las personas con liderazgo determinan las características individuales de los eventos históricos, y de igual de manera, la influencia en la mentalidad social. Chávez, lector ávido de Plejanov, es consciente de ello al declarar:

Los hombres podemos ubicarnos (…) en puestos protagónicos que aceleran, retardan, le dan un pequeño toque personal (…) al proceso.

La tesis de Plejanov, El papel del individuo en la historia, fue refrendada varias veces por su lector favorito. El solo establecimiento del Estado actual es una consecuencia directa del liderazgo del mandatario y de su toque personal. La denominación Bolivariana es una determinación personalista de los eventos acontecidos entre el 6 de Diciembre de 1998 al 15 de Diciembre de 1999: La ascensión de Chávez, la jura sobre la “moribunda constitución”de 1961 y la aprobación de la Constitución Bolivariana de Venezuela.

II. Razón y mecanismos de incentivo estatal

¿Qué es Estado? La definición de George Jellinek es adecuada para entender la mecánica estatal y su razón de ser.

“El Estado es un conglomerado de individuos que habitan un país con una estructura de poder organizado”.

Esta definición para el caso venezolano es lógica puesto que no deja lugar a lo que los pluralistas denominan sociedad civily apoya más la tesis de una fusión entre el Estado y la Sociedad, pero con mayor posibilidad de la preeminencia del primero.

Hablare en primer término de la definición de mecanismos de incentivo estatal. Las defino como los medios por los cuales el Estado potencia su régimen de gobierno ante los individuos, sea para defender o para concentrar el poder público. Este concepto nace de la aseveración de Schmitt de que el Estado es casi siempre identificado con lo político, o en el caso contrario la política lo es con el concepto de lo estatal. Así el actual régimen de gobierno se identifica con lo que ha construido, es decir el Estado Bolivariano, para lo cual ha diseñado, de acuerdo a esta investigación, dos mecanismos de incentivo estatal, que le permitan sustentarlo bajo cualquier circunstancia: El Mecanismo de defensa estatal y mecanismo de concentración estatal.

El mecanismo de defensa estatal se define como el método que utiliza el Estado para defender su régimen de gobierno. Para definir con amplitud este argumento, observo dos teorías afines: Monopolio legítimo de la Violencia y la Teoría del Amigo-Enemigo.

El Monopolio legítimo de la Violencia, expuesta por Weber, tiene dos postulados básicos: Un Estado es exitoso a través de su derecho a la Violencia y la aspiración política del Estado está determinada por su influencia sobre los grupos que lo conforman. Venezuela puede ser considerada según esta variable como un Estado en proceso de consolidación, ya que presenta varias circunstancias donde el monopolio de la fuerza ha transitado al oligopolio de varios grupos armados, ilegales o legales, por controlar el poder, es decir por ampliar su esfera de influencia en los grupos componentes del Estado. Ejemplo de oligopolio legal fue la Crisis militar de 2002, donde los militares sublevados a Chávez lograron que renunciara ante la presión de estos de no seguir sus órdenes del Plan Ávila. Sin embargo el oligopolio ilegal es el más frecuente debido a la incursión de grupos como las FARC y el ELN en suelo venezolano, y a la ineficacia del Estado de monopolizar el uso de la Violencia en la frontera con Colombia. Uno de los puntos más interesantes sobre este medio de defensa, es el control de la institucionalidad militar a través de cuadros militares estatales y politizados. Así aparecen para esta investigación los casos de la denominación Fuerza Armada Nacional Bolivariana y su paralelo las Milicias Bolivarianas, que son una copia fiel de los Batallones de la Dignidad durante la dictadura del General Noriega en Panamá. Es una certeza que si bien los militares son una fuerza no deliberante, ahora lo son con la nueva Constitución, y que de una manera u otra responden al Ejecutivo, así como las milicias son el brazo armado de los llamados Círculos Bolivarianos, es decir los cuadros políticos del Presidente Chávez.

El siguiente planteamiento es evidente: La teoría del Amigo – Enemigo. Schmitt nos aclara el concepto de enemigo de la siguiente forma:

“Enemigo no es pues cualquier competidor o adversario. Tampoco es el

Adversario privado al que se detesta por cuestión de sentimientos o antipatía.

Enemigo es sólo un conjunto de hombres que siquiera eventualmente, esto es, de acuerdo con una posibilidad real se opone combativamente a otro conjunto análogo. Sólo es enemigo el enemigo público, pues todo cuanto hace referencia a un conjunto tal de personas, o en términos más precisos un pueblo entero, adquiere ipso carácter público.”

Chávez, a pesar de su verborrea, no cataloga ni de bandidos ni de terroristas a la oposición venezolana solo por el hecho evidente que es parte del pueblo, es decir la población con derechos políticos que están contemplados en la Constitución. Sin embargo ve en ellos al enemigo que lo incentiva a utilizar lo que se denomina Derecho del Estado a la Guerra (ius belli) para dominarlos e integrarlos homogéneamente a lo que antes se habían opuesto. Es claro y Schmitt lo recalca que el grado de conflicto es proporcional al grado de politización del Estado, y lo es más en Venezuela con la polarización entre chavistas y anti-chavistas, y en donde el mandatario ha reiterado que los opositores no llegaran a Miraflores” ni por las buenas ni por las malas”

El mecanismo de concentración, por su parte, se define como el método que utiliza el Estado para hacer converger a los individuos y potenciar su régimen de gobierno. En esta modalidad los Estados personalistas como el de Venezuela son muy eficaces en proveer servicios sociales a cambio de que los beneficiados converjan alas toldad homogeneizadoras del Estado. Ejemplo son las múltiples misiones (Robinson, Rivas, Sucre) de salud, educación y sanidad que el gobierno venezolano ha proporcionado, no sin antes hacer de ellos avisos propagandísticos de su gestión. En este punto vale la pena traer a colación el Principio de Individualización y Totalización de Michael Foucault. El pensador francés nos expone que hay una simbiosis entre el poder pastoral y el poder político, esto es que el Estado en un marco jurídico aplica sus políticas y en un marco privado de cada individuo, se encarga de protegerlos, ayudarles en su calidad de vida. A su vez en el poder político la dominación se hace sobre sujetos civiles y en el poder pastoral sobre individuos vivos. Con todo ellos es menester definir la Razón de Estado. Es la consideración política necesaria para todos los asuntos públicos cuya única meta es la preservación y felicidad del Estado.

III. Soberanía y racionalidad del Estado

Entiendo la soberanía como la capacidad del Estado de implementar una política pública dentro de su territorio. Si bien esa es la definición de soberanía, ¿Cuál tipo de soberanía se practica en Venezuela? Pues bien, durante esta investigación he encontrado que el Estado venezolano es de tipo hobbesiano desde el mismo momento del cambio institucional hasta su consolidación, en lo tocante a su esencia es clasificada como soberanía personal.

Comenzare hablando de la institucionalidad. Hobbes se refiere así en el Leviatán a la constitución de un Estado:

Se dice que una república es instituida cuando una multitud de hombres se ponen efectivamente de acuerdo, y pactan cada uno con cada uno, que cierto hombre o asamblea de hombres se le concede por mayoría el derecho de representar la persona de todos ellos.

Es muy evidente que el cambio constitucional en Venezuela se da de la misma manera que lo plantea Hobbes. El objetivo del mandatario venezolano es romper con la Ley Fundamental de 1961, que fijo el bipartidismo en el país, y dar una nueva norma suprema que se ajuste a los tiempos modernos, y porque no a la medida de sus intereses. Así cuando se posesiona, convoca a una Asamblea Constituyente, que en la elección subsiguiente los escaños serán ocupados por el chavismo. El pueblo venezolano ha delegado el poder en dichos representantes pero en última instancia en el Presidente Chávez, quien es el verdadero mentor del proceso político al interior del Estado.

A continuación, los actos soberanos son las facultades adquiridas por el presidente después de constituido el nuevo estado. A esto Hobbes le denomina esencia de la soberanía.Para ellos enunciare algunos ejemplos muy específicos para dar luces sobre la dimensión de dicha soberanía en el sistema político venezolano.

Primero. Los súbditos no pueden cambiar la forma de gobierno. La misma institución del Estado y el consentimiento mayoritario de la población obliga de sobre manera a los desafecto a aceptar lo que legalmente fue constituido. Por eso muchos analistas políticos ven la Crisis de 2002 como una ruptura constitucional, y más si detallamos que el primer acto del Gobierno cívico-militar de Transición fue derogar la etiqueta Bolivarianade la denominación oficial del país, así como disolver los órganos del poder público, que estando controlados por el chavismo, habían sido electos de manera popular.

Segundo. El poder soberano no puede ser confiscado. Cuando se invistió a Hugo Chávez como presidente, y además reforzó su poder político sobre el Estado con la nueva constitución, la soberanía recayó sobre su persona. Cuando se produce la Crisis de 2002 y Chávez es puesto preso, la legitimidad de Pedro Carmona como presidente interino es desafiada por los propios venezolanos que ven que se pasa sobre la Constitución (No se posesiona ante la asamblea sino ante cámaras de Televisión), lo cual produce que los militares le presionen para renunciar, y el depuesto presidente regrese a Miraflores. Tiempo después este dirá que la jornada de 2002 fue un ataque a la soberanía, y si somos más detallistas la operación de rescate se denominó Restauración de la dignidad Nacional.

Tercero, el soberano es juez de lo necesario para la paz y la defensa de sus súbditos. Es una aseveración de que la palabra del presidente vale más que la de sus funcionarios. Así cuando el Tribunal Superior de Justicia declaro que los hechos de Abril de 2002 significaron un vacío de poder, el mandatario arremetió agresivamente contra los magistrados del órgano judicial, que al final se retractaron y aprobaron la tesis del mandatario sobre el Golpe de Estado.

Cuarto. El soberano tiene derecho de hacer leyes mediante las cuales pueda cada súbdito saber cuál es su propiedad (…). Un ejemplo excelente de este tipo de facultades son la expedición de Leyes-decreto en el 2002 sobre los Hidrocarburos y que fue el detonante de la depuración de la plana ejecutiva de PDVSA por parte del mismo presidente Chávez. Otra ley muy conocida emitida por el Ejecutivo es la de Contenidos, que sus detractores la llaman ley mordaza, ya que se responsabiliza a los dueños de los canales de las opiniones políticas de los productores e invitados a los programas.

Quinto. El soberano tiene el derecho de enjuiciamiento y decisión de controversias. La afirmación hobbesiana da poder judicial al jefe de la cartera ejecutiva. Así es muy evidente los numerosos casos en que el presidente Chávez ha mandado a la cárcel a dirigentes de la oposición, e incluso a sus antiguos aliados como el General Isaías Baduel , a quien Chávez lo acusa de corrupción, pero detrás de esa maniobra jurídica está el desafecto del oficial frente al referéndum reeleccionista

Sexto. El soberano tiene derecho a hacer la guerra y la paz como piense oportuno.Esta facultad permite al presidente mantener una guerra eterna con sus enemigos, la oposición. Y más evidente las formas de conseguir, por distintos medios, la paz y la normalidad al país. La activación del Plan Ávila, y el tiroteo en la Plaza Altamira en 2002, fueron medios para acallar a la oposición y restablecer una paz homogénea, y reforzar la autoridad de las instituciones.

Todo lo anteriormente mencionado son la esencia de la soberanía que se vive desde tiempos de Hobbes y ahora se traslada a Venezuela. La soberanía personal se resume en este fragmento de Hobbes.

“Todos ellos, tantos quienes votaron a favor como los que votaron en contra, autorizaran en lo sucesivo todas las acciones y juicios de ese hombre o asamblea de hombres como si fueran los suyos propios hasta el final, a fin de vivir pacíficamente entre ellos y estar protegidos frente a otros hombres”

Sin embargo, si esto constituye la esencia de la soberanía del Estado venezolano, ¿Cuál es la lógica para implementarla de esa manera y no de otra? Para hablar de ellos debemos remitirnos al concepto de Racionalidad del Estado, es decir, de la justificación del Estado para actuar de una manera específica. Para hablar de la racionalidad del Estado es necesario referirnos a la doctrina de policía expuesta por Foucault, la cual especifica la naturaleza de los objetivos que persigue y la forma general de los instrumentos que emplea. Para efectos prácticos Venezuela vive en cierta proporción un control social producto de la Razón de Estado (véase título II) y su objetivo es la homogenización de lo social tendiente a lo que Jácome define como la militarización de lo civil y la politización de lo militar.

IV. Conclusión: ¿Qué tipo de Estado es Venezuela?

He realizado una rigurosa radiografía del Estado Venezolano relacionándolo de igual manera al régimen político que contienen en sí. Para delimitar el Estado venezolano es menester anotar algunas consideraciones neurálgicas:

· Venezuela es un Estado regido por una Razón de Estado más que por las leyes que consagra su Constitución. Más que construir un Estado que se concibe garante de los derechos civiles, es uno que se diseñó para defender e implantar un ideal político.

· Venezuela es un Estado personalista que conlleva en si régimen dictatorial. Si bien Petkoff ha dicho que su país todavía no es una dictadura, está en peligro de caer en ella. La afirmación de este analista la apruebo y más si vemos que la estructura estatal está diseñada para sostener dicho régimen de gobierno.

· Si bien la constitución consagra la soberanía popular, la soberanía es personal debido al proceso de fusión entre el Estado y la Sociedad, que hace que el Líder se apropie de la colectividad.

Todas estas consideraciones finales llevan a definir a Venezuela como un Estado gubernativo, según la clasificación de Carl Schmitt. Este tipo de Estado se caracteriza porque la legitimidad reposa en la representatividad del gobernante, a su vez que es el legislador supremo, juez supremo y comandante en jefe del ejército. En el marco jurídico el gobernante es reconocido como la última fuente de legalidad y fundamento de legitimidad, y análogamente como el auténtico poder soberano.

Mi conclusión final es que este tipo de Estado es el resultado de una arraigada tradición cultural como lo es el caudillismo. Si en otras épocas los caudillismos respondían a las oligarquías regionales, ahora responden a liderazgos políticos, a partidos personalistas. Sin embargo no podremos decir que este Estado venezolano sea partidista debido a que todavía hay partidos que luchan por el poder. Si es correcto afirmar que sea personalista porque la figura de Hugo Chávez ha sido la rectora tanto del proceso de institucionalización del ideal político en la construcción del Estado, así como de su consolidación a través de mecanismos de defensa y concentración que sustentan en si un régimen de gobierno que se encamina a la dictadura.

Bibliografía

Duque J.G (2008) El concepto de lo político de Carl Schmitt en movimiento: amigo-enemigo y guerra. Tesis de pregrado. Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Bogotá, Colombia. Recuperado el 28 de Abril de 2012 de http://es.scribd.com/doc/71999307/6/Los-cuatro-tipos-de-Estado-de-Carl-Schmitt

Foucault, Michel. Las tecnologías del Yo. Ediciones Paidos, Barcelona, 1990, cap. 2 “Omnes et singulatim: Hacia una la crítica de la razón política”, pp. 95 -140.

Hobbes, Thomas. (2007) Leviatán. (1° Edición). Buenos Aires: Editorial Losada.

Jácome, Francine (2009) La política de seguridad y defensa en Venezuela en 2008. En Mathieu, Hans y Rodríguez, Paula. Anuario 2009 de la seguridad regional en América Latina y el Caribe, Bogotá: Fescol.

Krauze, Enrique (2008) El poder y el delirio (1° Edición) Barcelona: Tusquets editores.

Marcano .C & Barrera Tyszka. A (2008) Hugo Chávez sin Uniforme, una historia personal.(1° Edición) .México: Debate.

Solórzano, G. (2009) El ideal de Estado y la Justicia en Schmitt y Arendt. Investigación sobre Justicia en la teoría política contemporánea del Instituto de Doctrina Social de la Iglesia. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellín, Colombia

Tilly, Charles (1992), Coercion, Capital and European States, Malden: Blackwell Publishing

Weber, Max (1995). El político y el científico, Barcelona: Altaya. Pp. 81-179

Anuncios

Reply/Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: